Hiato y bonita palabra




Desde Acentos perdidos Venezuela nos llega hoy esta intervención. Es una
lástima que, poniendo tanto esmero para elaborar un rótulo tan artesano,
la ortografía lo estropee. Al parecer, éste debería decir algo así como
"contraloría social". Pero aparece sin tilde, con unos puntos suspensivos
presuntamente innecesarios y con una sola exclamación de cierre que,
además, se come uno de los tres puntos suspensivos. En este caso, las
dificultades técnicas surgieron por la necesidad de una tilde mayor (que
curiosamente estaba bosquejada con lápiz antes de la pintura).

Contraloría es una palabra usada en América para referirse a la supervisión
de las finanzas. El contralor, que así se llama su titular, sería en España
algo parecido a un interventor o, antiguamente, un veedor. Si tienen más
información sobre el tema, bienvenida sea.

Agradecimientos a Ana Soto y compañía.