Pienso, luego fallo


Once meses pegando acentos nos han demostrado que la ortografía es un
asunto transversal. Una clínica privada en uno de los barrios más pudientes
de la capital mexicana exhibe los mismos fallos que cualquier otro. En este
caso, una esdrújula.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Ajá... Y el inagotable exceso de mayúsculas ("De", siendo admisible, en cierto modo, "Oftalmología").
Saludos.

nadia dijo...

¡Qué molesto!