Acentos derretidos




A Melisa Anidjar, Mariana Ferrería y Ani Rodríguez estuvo a punto de darles
un pasmo. Decidieron actuar solamente sobre la primera línea, pero esta
heladería rosarina ofrece más variedad de errores que de sabores en cono.
Eso seguro. Búsquenlos ustedes mismos, y recuerden que en Argentina se
vosea. Me hace especial gracia el exceso de puntuación al final de la
historia del helado de dulce de leche.

Como curiosidad, ese manjar tiene un equivalente aproximado en otros varios
países: cajeta en México, arequipe en Colombia, leche quemada en España y
seguro muchos más. Sin embargo, creo que la fama del argentino se impone al
resto.

3 comentarios:

Fernando dijo...

¡Qué horror! Es indefendible...
Pido disculpas desde el Sur.
Saludos argentinos para todos (a horas del Bicentenario).

pixelaris dijo...

Esa manía de utilizar los signos de interrogación y admiración como si estuviéramos en Estados Unidos [al final de la frase].

Mmmmm!!! dijo...

¡Cielos!
Aparte de mal acentuado,
el orden de ideas es un caos.
Tampoco me gusta la manía de no poner signos abiertos de exclamación o interrogación.
Soy fan de este blog.