Acento frutal




La reina del vecindario se olvidó su tilde. Vemos que se trata de un olvido,
pues la palabra aquí sí está tildada. Sé cuán difícil es que no se le cuele
ningún acento al redactor del anuncio, pero son muchos los pares de ojos que
ven este tipo de carteles antes de la impresión, no solamente los suyos.

1 comentario:

desde el espejo dijo...

Hola, muy buen blog, en realidad yo los sigo porque los acentos siempre han sido mi coco, así los veo, me da pena y no se me olvidan...