Las tildes sobre las íes



Algo que parecería de cajón de madera de pino, rara vez se cumple: que las
librerías y bibliotecas den ejemplo. ¿Será que los libreros no leen libros? Al
menos, éstos tuvieron a bien permitir que les cayera un acento.