IV remate de libros en Auditorio



Ya entiendo por qué se rematan libros. Deben de ser todos los que están mal escritos y plagados de faltas. Caminando entre los puestos de diversas editoriales, me topé con estos señores que se dedican a vender cursos de técnicas de estudio y de lectura rápida. Era viernes. Les avisé, en son de paz, de que el lunes volvería con un acento y se lo pegaría si no lo corregían en tres días (útiles, pues el fin de semana abrían). Obviamente, les importó un pepino. El amable vendedor del lunes era nuevo y pagó la novatada. Se portó muy bien, todo hay que decirlo. Nos reímos un rato y todo y accedió a mi petición mostrando todo su apoyo. Después, no desaprovechó la oportunidad para intentar venderme sus servicios, y yo no desaproveché la oportunidad para hablarle de la desconfianza que genera quien se dedica a la enseñanza y se olvida una tilde en la primera y más grande palabra de su anuncio, ele mayúscula aparte. Creo que al final, aunque solamente fuera al final, lo entendió.

5 comentarios:

Azote ortográfico dijo...

Bien hecho. Si no saben siquiera escribir, ¿cómo se meten en camisa de once varas, pretendiendo enseñar a leer? El modo en que está redactado el cartel da buena cuenta de que a ellos no les aprovecharon demasiado esas lecturas...

Por cierto, también se les olvidaron las tildes de "páginas" y "técnicas". Lo curioso es que la de la "o" que va entre números está bien presente.

Un saludo.

frescopy@gmail.com dijo...

Ya ves... Un error de los hombres de nuestro tiempo es creernos capaces de entender todo lo que sucede en este mundo, dicen. ¿Seremos unos soberbios los humanos?

:p

Saludos,
P.

Azote ortográfico dijo...

"Aprendiz de mucho, maestro de nada", dice el refrán. Aunque, puestos a tirar de sabiduría popular, me quedo con el proverbio (cuyo origen desconozco absolutamente) que reza: "Si dices que no sabes, te enseñarán hasta que sepas. Si dices que sabes, te preguntarán hasta que no sepas". Estos "sabios" deberían aplicarse el cuento...

Un abrazo,

R.

Facu Paduan dijo...

Jajaja. ¡¡¡Muy bien hecho!!!

Adaír dijo...

Sí, ¡también le faltaron tildes en las palabras de más abajo!