Un acento en mi zapato



Se ve que hay cosas tan incómodas como una piedra bajo el talón. Pero, puesto
en su sitio, no debería molestar a nadie.