Dobles deseos



Por pedir, pediríamos una tilde, y ojalá se nos dieran dos ya que al "dé"
también le falta una tilde diacrítica. En este caso, mí es pronombre
posesivo y no determinante (no es lo mismo "para mí" que "para mi amigo")
y dé es del verbo dar, un monosílabo tónico frente a su par de, que es
preposición y átono (¿cuál se pronuncia más fuerte, "que Dios te dé" o "la
casa de Dios"?). Para refrescar, la tilde diacrítica es la que se emplea
para distinguir palabras con forma similar.