Felices tropezones

Ya hace un tiempo que apareció una canción con el nombre Qué difícil es hablar el español. Aquí está, por si acaso, lo que prácticamente es un diccionario de tropezones del habla. Lo traigo a colación ya que el otro día me topé con un concierto promocional de Estopa  y se dieron los malentendidos clásicos de cualquier foráneo llegado a México. Sin embargo, con un poco de gracia, cada malentendido se celebra y da pie a un chascarrillo nuevo. Y a Estopa, gracia le sobra. Es curioso cómo al cabo de un tiempo, y estando ya entre dos tierras, las expresiones más castizas suenan diferente y no es lo mismo escuchar un concierto en tierra propia que en ajena y mucho menos en petit-comité.



Dijeron que en abril vuelven, para quien quiera. En twitter hay un hashtag al respecto, . Y a todo esto, me intriga cómo fijarán los académicos dentro de unos años estos palabros. ¿Tendremos en el diccionario jastag?