Trabajo de hormigas, pero de muchas hormigas (Barinas, Venezuela)


Se hacen llamar Hormiguitas, así que no debe de costarles tanto. El hecho es que en Barinas, Venezuela, el grupo de Yeka, Miguel y compañía sigue corrigiendo su ciudad y las aledañas (en este caso, una colección de esdrújulas). Ya van cuatro urbes, y son, además de Barinas, Barinitas, Mérida y Caracas. Mientras tanto, Omar del Ángel Guzmán, desde Veracruz, México, se pregunta qué hacer cuando el problema no es de acentos y nos envía una interesante colección de horrores. Cuesta creer que alguno de ellos no sea intencionado. En la sección imprimibles hay unas cuantas letras, y en esta entrada, como muestra, una S intervenida.

Acento canario (Tenerife, España)


La lengua española es digna de análisis en Canarias. Este archipiélago, que es parte de las Islas Afortunadas, pertenece políticamente a España, geográficamente a África y culturalmente está muy ligado a Latinoamérica. El español es aquí un crisol de diferentes épocas y latitudes. Su tono es parecido al venezolano, a veces al cubano y hasta lo asemejo a ratos -sin poner la mano en el fuego- al chileno. Los canarios, que también marcan al hablar diferencias entre sí, usan el vosotros o el usted, según qué islas; dicen 'pibe' para niño; dicen 'guagua' para autobús; 'maní' para cacahuete (cacahuate), y tuvieron -o tienen- cabildos, adelantados y corregidores, entidades o títulos más presentes en las colonias que en la antigua metrópoli. Y, a que no lo adivinan, comparten con Latinoamérica y España la falta de tildes.

La foto en cuestión es del puerto de Garachico, al norte de Tenerife, una bonita localidad que fue capital de la isla y cuyo litoral fue enterrado bajo una de las coladas de lava que el Teide generó hace siglos. Desde hace unos días, Acentos perdidos denuncia un hiato con fuerza en la vocal cerrada (i, u) en la palabra 'cortesía'.